Sofás de Piel Baratos ¿Existen o es Mentira?

El otro día una amiga me comentó que había visto un sofá de piel monísimo muy barato, me encanta tener amig@s que sepan de mis aficiones y se acuerden de mi cada vez que ven algo que puede cuadrar en el blog… los amigos, junto a la familia, el mayor de los tesoros.

Lo primero que le pregunté a mi amiga: ¿pero ese sofá barato era de piel natural o sintética?,a lo que ella no supo responder, y es que el común de los mortales no sabe distinguir entre sofás de piel natural y sofás de polipiel.

En realidad no es sencillo, salvo para los profesionales claro, porque hoy en día se consiguen sofás de pieles sintéticas con un aspecto muy similar a la piel natural, y no solo en el aspecto, incluso en el olor, ya que algunos fabricantes de pieles artificiales consiguen que tengan un olor a cuero, que por supuesto también es artificial, así que lo de acercar la nariz en plan sabueso a un sofá, a parte de quedar algo cómico, no nos va a dar siempre la respuesta correcta.

Imagen: Ministry of deco

Necesitamos un sofá con o sin chaise longue

A la hora de decorar, los sofás son una de las piezas de la casa a la que más importancia le damos y la que más dudas nos genera, no solo dudamos en cuanto al material del que queremos que este hecho nuestro sofá, si de piel o tapizado en tela, incluso cuando tenemos claro que lo queremos de piel natural nos crea un poco de ansiedad el saber identificar la piel y que no nos den gato por liebre.

Pero es que luego está la forma o el número de sofás que necesitamos, las posibilidades son muchas: sofá con rinconera, sofá con chaise longue, tresillo… por cierto no confundir un sofá de tres plazas con un tresillo, éste último está compuesto por un sofá y dos sillones a juego.

El que está más de moda últimamente con diferencia es el sofá con chaise longue, es decir un sofá que en uno de sus extremos un asiento se alarga respecto a los demás, pero que algo esté de moda no significa que sea lo que a nosotros nos convenga, tenemos que estudiar bien el espacio con el que contamos, el número de componentes de la familia, y lo q es más importante, sus necesidades.

A mí personalmente no me gustan los chaise longue, eso de que uno se pueda sentar recostado y estirando las piernas y el resto no, no me parece nada bien, quizás lo veo en el salón de una pareja sin hijos, pero cuando la familia aumenta no me parece el más apropiado. Aunque si para tí lo más importante es el diseño y la estética actual, seguramente este tipo de sofás llamará tu atención.

Como todo en la vida, la elección final es cuestión de las prioridades de cada uno, y lo que si está claro y la mayoría coincide, es que los sofás con chaise longue son bonitos y modernos.

No todas la pieles de tapicería son iguales

Pero a lo que íbamos, que me desvío del tema, que este post empezó hablando de un sofá de piel, de lo fácil o difícil que es saber si estamos delante de un sofá de piel genuina o de piel sintética, y de lo que más nos interesa, ¿Podemos comprar un sofá de piel barato?.

Una vez descartados los sofás de piel sintética, más conocidos como sofás de polipiel, cuyo precio es mucho más económico que los sofás de piel natural, la respuesta es que el precio del sofá dependerá de la calidad de la piel natural, y es que damas y caballeros no todas las pieles de tapicería son iguales.

Para no extenderme demasiado, es importante si estás buscando un sofá de piel de buena calidad, que sepas que la mejor piel para tapizar se llama piel plena flor, se trata de una piel con muy pocas imperfecciones que necesita muy poco tratamiento, por lo que conserva todas las cualidades de la piel. No es fácil de conseguir, por lo que un sofá fabricado con ella es caro.

Un nivel por debajo en calidad tenemos lo que se llama la Piel Flor con la que se suelen tapizar la mayoría de los sofás. Esta Piel requiere un mayor tratamiento, pero a pesar de que el tratamiento sea mayor conserva casi todas las cualidades de la piel y es menos delicada, por lo que requiere un cuidado y un mantenimiento menor.

Por último en el mercado podemos encontrar sofás de serraje o ecopiel, en ninguno de estos dos casos estaremos delante de un sofá de piel genuina, se trata de materiales que contienen un porcentaje de subproductos o restos de pieles mezclados con materiales sintéticos, el aspecto que se consigue es muy similar al de un sofá de piel auténtica, pero sin embargo no conserva las cualidades naturales de la piel en cuanto a resistencia, calidez, flexibilidad y suavidad. Este tipo de sofás resultan mucho más económicos que los dos anteriores.

Imagen: Vintage and chic

El precio depende de los intermediarios

Como conclusión decir que ante un sofá de piel barato debemos cuanto menos sospechar de la calidad de la piel en la que está tapizado y preguntar al vendedor el tipo de piel del sofá, si se trata de Piel Flor, serraje, piel sintética o ecopiel,aunque el nombre suene estupendo, al igual que la sintética o el serraje, la piel ECO no es piel natural.

Si lo que quieres es un sofá de piel natural que no tenga un precio desorbitado, mi consejo es buscar fábricas de sofás que hagan venta directa al público, de esta manera te ahorrarás el coste de los intermediarios y tendrás un sofá de piel natural más asequible.

¿Y tú que opinas? Te invito a comentar este post o explicar tu experiencia personal o tus dudas a la hora de comprar un sofá de piel.

One Reply to “Sofás de Piel Baratos ¿Existen o es Mentira?”

  1. Una de nosotras tiene sus dos sofás con la estructura de cuero y los respaldos de tela… Ya tienen muchos años y, mientras que la tapicería se ha tenido que cambiar, el resto, de piel, envejece con dignidad… Nos gusta cuando vemos alguna butaca o sillón con la piel ajada por el uso, es elegante y natural.

    Un beso grande de las dos

    J&Y

Deja un comentario